Texto publicado por Urria Gorria

En #España las empresas textiles preven despedir 30.000 trabajadores y cerrar el 25% de las tiendas tras sufrir una caida del 35% las ventas

El textil prevé prescindir de 30.000 trabajadores cuando finalicen los ERTE

Han cerrado el 25% de las tiendas y solo se ha perdido el 13% del empleo. Las ventas aún se sitúan un 35% por debajo de los niveles precrisis

Carlos Molina 19 JUL 2021 - 06:09 CEST
El comercio empieza a ver la luz al final del túnel. El fin del estado de alarma, la menor restricción a la movilidad y la recuperación de la confianza del consumidor han propiciado que las ventas de uno de los sectores más castigados por la pandemia empiecen a crecer, aunque todavía estén muy lejos de los niveles precrisis.

Una de las actividades más afectadas ha sido el textil, que sigue sin levantar cabeza desde marzo de 2020. “La limitación de reunión y la falta de movilidad ha propiciado que la gente no haya renovado vestuarios”, recalca Eduardo Zamácola, presidente de la patronal Acotex. El último barómetro elaborado por la organización traía una sorpresa en el sombrío panorama de los últimos quince meses: las ventas apenas descendieron en junio un 0,3% respecto al mismo mes de 2020, el descenso más leve desde que arrancó la pandemia. “El dato es positivo, pero hay que cogerlo con pinzas. En junio, todas las ventas son promociones y rebajas, con lo que en muchos casos desaparecen los márgenes”, asegura Zamácola. Pese al repunte experimentado en junio, las ventas están un 35% por debajo de los niveles precrisis.

ERTE de fuerza mayor

El optimismo reciente se torna en pesimismo cuando el análisis se dirige al mercado laboral. “En la pandemia echaron el cierre el 25% de los comercios y solo se ha perdido un 13% del empleo. Esos doce puntos de diferencia señalan a los 30.000 trabajadores que están en ERTE de fuerza mayor y no van a recuperar el empleo cuando desaparezcan las suspensiones de empleo”. El presidente de Acotex resalta las contradicciones de la normativa laboral surgida de la pandemia. “No tiene sentido que con un 40% de caída de ventas no se pueda despedir y que haya que asegurar los puestos de trabajo hasta seis meses después de finalizado el ERTE de fuerza mayor. Hemos pedido al Gobierno que se nos ayude a despedir y un buen instrumento sería el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa)”.

Este fondo paga las retribuciones de los trabajadores en caso de insolvencia o concurso de acreedores. La petición de la patronal, que trata de elevar la protección de los afectados ante un despido inevitable, no ha obtenido por ahora ninguna respuesta por parte de la Administración, En cualquier caso desde Acotex subrayan que es importante mantener los ERTE de fuerza mayor con sus bonificaciones hasta que no se recupere completamente la normalidad.

Cesce y el crédito

Desde la patronal del textil insisten, sin embargo, en el que el verdadero problema que vive ahora el comercio no es el de las ventas, si no el cierre del grifo bancario. “Tenemos muy poca capacidad de comprar producto, ya que la banca ha retirado de forma masiva el crédito a las empresas. Creemos que una buena manera de compensarlo podría ser a través de la aseguradora de crédito estatal Cesce, cubriendo operaciones comerciales”, incide Zamácola, que señala que también se ha pedido una reducción del IVA como condición sine qua non para que la gente vuelva a las tiendas.

Recuperación en V para electrodomésticos y muebles

Los consumidores vuelven al comercio, pero la salida de la crisis queda todavía muy lejos. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que reúne a grandes superficies comerciales como Carrefour, Costco, El Corte Inglés, Ikea, Alcampo o Media Markt, entre otros, avanza, no sin cautela y precaución, que la gente está regresando a las tiendas y que se ha iniciado la senda de la recuperación, no sin muchos nubarrones en el horizonte, como las nuevas restricciones al turismo o a movilidad. Pese a ello detectan varios indicios que invitan al optimismo, como la recuperación en V en sectores como los electrodomésticos o los muebles, ligada al uso intensivo de bienes desde marzo de 2020. “Las ventas han crecido un 52% este año y ya se sitúan un 24% por encima de los niveles de 2019. Es un crecimiento muy importante, porque hay mucha gente que ha optado por renovar el hogar durante el confinamiento”.

Otro sector beneficiado ha sido la alimentación, cuyas ventas están un 3,1% por encima de los niveles de 2019, ya que sus establecimientos no cerraron en todo el confinamiento y fueron designados esenciales.

Desde la patronal de las grandes superficies recalcan que otro indicio que revela la recuperación del consumo es el incremento de entre un 15% y un 20% de los gastos con tarjeta , tras varios trimestres a la baja. También destacan otro factor (el auge del comercio electrónico), que si bien antes del confinamiento podía ser entendido como algo negativo, ahora se interpreta como todo lo contrario. “En el último año y medio, el entorno omnicanal (físico y online) se ha consolidado. Hubo un crecimiento muy importante desde marzo de 2020 de las ventas por internet alcanzando una cuota del 7%. Más que competencia, ha sido un salvavidas. Creemos que su peso seguirá creciendo y que tendrá una coexistencia natural con el comercio físico”.

Anged vuelve a pedir cambios en la regulación del comercio en España, basada en el modelo de tiendas físicas. “El 51% de las compras por internet en España son compras a otros países. Contra eso no se puede competir”.

Fuente: 5 dias.