Texto publicado por Daniel Ayala, El testigo

Texto del día lunes 22 de febrero del año 2021.

“Examinando las escrituras”.
Texto del día lunes 22 de febrero del año 2021.

Son mis colaboradores a favor del Reino de Dios, y se han convertido en una fuente de gran consuelo para mí
(Col. 4:11).

La vida de Pablo estuvo en peligro una y otra vez
(2 Cor. 11:23-28).
El apóstol también tuvo que soportar “una espina en la carne”, posiblemente un problema de salud
(2 Cor. 12:7).
Además, se llevó una gran decepción cuando Demas, un antiguo colaborador, lo abandonó “por amar este sistema”
(2 Tim. 4:10).
Aunque Pablo era un cristiano ungido valiente que se entregaba a favor de los demás, hubo ocasiones en las que también se desanimó
(Rom. 9:1, 2).
Pablo recibió el ánimo que necesitaba. ¿De qué maneras? Sin duda, Jehová utilizó el espíritu santo para fortalecerlo
(2 Cor. 4:7; Filip. 4:13).
Pero también se valió de los hermanos. El apóstol dijo que algunos de ellos eran “una fuente de gran consuelo”
(Col. 4:11).
Entre otros, dio el nombre de Aristarco, Tíquico y Marcos, quienes lo reconfortaron y lo ayudaron a aguantar.
w20.01 8 párrs. 2, 3

La Biblia. Traducción del Nuevo Mundo.

Colosenses 4:11.
11 y Jesús, al que llaman Justo, quienes son de los circuncisos. Solamente ellos son mis colaboradores a favor del Reino de Dios, y se han convertido en una fuente de gran consuelo para mí.

2 Corintios 11:23-28.
23 ¿Son ministros de Cristo? Respondo como un loco: yo lo soy mucho más que ellos. He trabajado más, he estado más veces en prisión, he recibido incontables golpes y he estado a punto de morir muchas veces. 24 Cinco veces recibí de los judíos 40 golpes menos uno, 25 fui golpeado con varas tres veces, me apedrearon una vez, naufragué tres veces y pasé una noche y un día en altamar. 26 He hecho muchos viajes, me he visto en peligro a causa de ríos, en peligro a causa de ladrones, en peligro por parte de mi propio pueblo y por parte de las naciones, en peligro en la ciudad, en el desierto y en el mar, en peligro entre falsos hermanos, 27 he trabajado sin descanso y con mucho esfuerzo, a menudo he pasado noches sin dormir, he pasado hambre y sed, me he quedado muchas veces sin comer, he pasado frío y me he quedado sin ropa. 28 Además de esas cosas externas, está lo que se me viene encima día tras día: la preocupación por todas las congregaciones.

2 Corintios 12:7.
7 simplemente por recibir revelaciones tan maravillosas. Para evitar que me llene de orgullo, recibí una espina en la carne, un ángel de Satanás, que sigue abofeteándome para que no me llene de orgullo.

2 Timoteo 4:10.
10 Porque Demas, que me abandonó por amar este sistema, se fue a Tesalónica; Crescente se fue a Galacia, y Tito, a Dalmacia.

Romanos 9:1, 2.
9 Digo la verdad en Cristo; no miento, y mi conciencia da testimonio conmigo en el espíritu santo 2 de que tengo una gran tristeza y un dolor constante en mi corazón.

2 Corintios 4:7.
7 Sin embargo, tenemos este tesoro en vasijas de barro, para que el poder que va más allá de lo normal venga de Dios y no de nosotros.

Filipenses 4:13.
13 Tengo fuerzas para todo gracias a aquel que me da poder.

Fuente de consulta:
BIBLIOTECA EN LÍNEA Watchtower
jw.org