Texto publicado por urria 949

murio el combatiente republicano Eduardo Larrouy de #Bilbao

Obituario
Eduardo Larrouy, agur al miliciano bilbaino de 107 años
TRABAJO EN UNA TIENDA DE CALZADO, FUE COMERCIAL Y ACABÓ COMO PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE GASOLINERAS DE BIZKAIA
IBAN GORRITI 27.06.2020 | 00:34

BILBAO – El Ejército vasco del lehendakari Aguirre registra una baja más. En este caso pierde a su combatiente antifascista decano, a Eduardo Larrouy López, bilbaino de 107 años, enlace del batallón número 24 del Euzkadiko Gudarostea UGT2 Indalecio Prieto.

Su muerte entristeció a la comunidad memorialista que envió condolencias a la familia. "Eduardo, íbamos a subir a Bizkargi cuando pasara esta crisis del coronavirus, no podrá ser. Lo haré en tu nombre", le dedica su amigo, el investigador Kepa Ganuza, de Euskal Prospekzio Taldea.

De esta misma agrupación es el fotógrafo vasco Mauro Saravia, gracias a quien queda para la historia su testimonio. "Recuerdo una anécdota por teléfono la primera vez que hablé con él. Me dijo que no daba entrevistas. Todos me quieren entrevistar por lo viejo que soy, por mi edad, es lo único que les importa. Yo le contesté: Mi intención es retratarle y saber su historia en la guerra, para que no quedase en el olvido. Riendo me dijo: Entonces, sí".

La hija de Eduardo, Begoña, estima que a su padre "se le ha parado el corazón de tanto usarlo". "Ha sido el mejor amigo que he podido tener. Pensaba más en todos que en él. Elegante, humano, actualizado con su ordenador y sin ningún enemigo en su vida".

Larrouy, esperantista convencido, dio testimonio de que fue herido de bala en dos ocasiones siendo miliciano. Era descendiente por vía paterna de familia francesa y española por la materna. De hecho, él nació en Haro en 1913, un año antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Al llegar a Bilbao, trabajó en una tienda de calzado. Acabada la Guerra Civil fue comercial de muñecas y de caballos de cartón hasta que acabó como presidente de la Asociación de Propietarios de Gasolineras de Bizkaia. Tenía a su cargo cinco gasolineras: dos en Extremadura, una en Madrid, otra en Irun y dos en Bilbao: en Mazarredo y Olabeaga.

Quien vivió en la calle Goya de Rekaldeberri, de joven escuchaba las tertulias de los mayores y un día oyó por aquella única radio de un bar alrededor de la que se congregaban los vecinos que había habido un golpe de Estado y que comenzaba la guerra. Aquellos señores eran de UGT y a él le llamó la atención aquel socialismo. En aquellos días, Larrouy abogaba por un idioma con el que se comunicaran los humanos de todo el mundo. "Me dijeron que ya existía, que era el esperanto y fue a clases a Iturribide, que eran gratis. Fui esperantista antes que de UGT", rememoraba.

Hijo y nieto de una familia "muy riquísima", se vieron en la tesitura de empezar de cero por el episodio bélico que de alguna manera Eduardo iba a acabar superando. Primero se alistó para ser voluntario, pero "me dejaron en lista de espera". Mientras hacía instrucción en Bilbao fue testigo de los bombardeos de la villa. "Subíamos hasta Artxanda a hacer tiro. Yo no había cogido un fusil en mi vida".

Al final, partió con el UGT2 tras hacerle entrega de una chapa redonda con un clavo sobre una correa en la que se leía el número 10.835, "nuestra seña de identidad. Creo que ni me la puse. Encargué otra artística a un joyero en plata. La estrené al ir a Asturias", tierras en las que luchó como parte del cuerpo expedicionario vasco.

Larrouy también estuvo presente en las líneas de Berriatua, Lekeitio, donde "dirigí un batallón de gimnasia a modo de instrucción militar". Su periplo continuó por Villarreal, y de allí partió a la "dura" ofensiva de Asturias con Toralpi como comandante del UGT2.

El 31 de marzo comenzó la anunciada ofensiva total de Mola. La unidad debía presentarse en Otxandio. En abril, "el enemigo –Larrouy evitaba llamarles franquistas, fascistas o como se decía entonces fachis– me hiere por primera vez. De frente, me pegó un tiro en el pie. Durante un tiempo viví cojo". Estima que le curaron en un hospital en Areatza.

BIZKARGI Continuó su lucha con el fin de defender y reconquistar el Bizkargi. Combatió en Enkarterri, Muskiz, Castro Urdiales, Puente Viesgo... "En Reinosa me entregaron una orden del Estado Mayor para llevar una misiva a batallones colindantes. Me acompañó otro. ¡Tonto de mí! Yo, más decidido, me subí a un mojón de tierra y el primer tiro me lo llevé yo. Quedé herido por segunda vez. En el muslo. Otro disparo me rozó la camisa junto al corazón. Era el 24 de agosto".

Le condujeron al hospital de Valdecilla, pero hubo un imprevisto más. "Iba todo ensangrentado en una ambulancia y de pronto un río. Para pasarlo tuvieron que hacer un puente", evoca. Una mujer le vistió de gala y anduve por Santander "como despistado", buscando acomodo. "Me apresaron y fui una de las 4.000 personas hacinadas en un campo con tiendas de campaña", recuerda.

Antes de acabar sus más de tres años fuera de casa, dio con sus huesos en un campo de concentración del monasterio de Monte Corván. "Me mandaron a Extremadura y de allí a Bilbao. Acabé en Mérida, en el batallón de trabajadores número 104". En Andalucía, le declararon libre, en la localidad gaditana de Jimena de la Frontera. "Me dieron cinco duros para ir a Madrid y de allí a Bilbao, donde cada semana tenía que presentarme. A mí nunca me hicieron un juicio o un consejo de guerra", concluye.

Trabajó en una tienda de calzado, fue comercial y acabó como presidente de la Asociación de Propietarios de Gasolineras de Bizkaia
(deia, 27-VI-2020)

+++

Concentración Por la reposición del memorial a las víctimas del franquismo del cementerio de la Almudena (Madrid)
https://www.foroporlamemoria.info/2020/06/por-la-reposicion-del-memorial-a-las-victimas-del-franquismo-del-cementerio-de-la-almudena-madrid-2/  
Domingo 5 de Julio, a las 11:00 horas, Concentración en el Ayuntamiento de Madrid
Concentración en el Ayuntamiento de Madrid. Plaza de la Cibeles.

#2937Nombres
#AlmeidaDimision
@PCementerio
@LosjuevesaSol
@FMemoriaMadrid
@lacomunapresxs
@BEBES_ROBADOS_
@IUMemoria
@MESA_MH_LATINA
@SOSCarabanchel
@CementerioLibro