Texto publicado por Manuel Ballista Caro

Texto, víblico de Hoy

Dios habla hoy lunes, 04 de noviembre 2019
Oh SEÑOR, por amor de Tu nombre, Perdona mi iniquidad, porque es grande.
Salmos 25:11

En Jesucristo tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de
nuestros pecados según las riquezas de Su gracia
Efesios 1:7

10:38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer
llamada Marta le recibió en su casa.
10:39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual,
sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.
10:40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose,
dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola?
Dile, pues, que me ayude.
10:41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada
estás con muchas cosas.
10:42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena
parte, la cual no le será quitada.
Lucas 10:38-42 Reina Valera 1960

¡Que Dios te bendiga y hasta la próxima meditación!
EVANGELIO DEL DÍA. 

Martes 5 De Noviembre de 2019. 

Evangelio según San Lucas 14, 15-24.  

En aquel tiempo uno de los invitados le dijo: "¡Feliz el que se siente a la mesa en el Reino de Dios!".

Jesús le respondió: "Un hombre preparó un gran banquete y convidó a mucha gente. A la hora de cenar, mandó a su sirviente que dijera a los invitados: 'Vengan,
todo está preparado'.

Pero todos, sin excepción, empezaron a excusarse. El primero le dijo: 'Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo Te ruego me disculpes'. El segundo
dijo: 'He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Te ruego me disculpes'. Y un tercero respondió: 'Acabo de casarme y por esa razón no puedo
ir'.

A su regreso, el sirviente contó todo esto al dueño de casa, y este, irritado, le dijo: 'Recorre en seguida las plazas y las calles de la ciudad, y trae
aquí a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los paralíticos'.

Volvió el sirviente y dijo: 'Señor, tus órdenes se han cumplido y aún sobra lugar'. El señor le respondió: 'Ve a los caminos y a lo largo de los cercos,
e insiste a la gente para que entre, de manera que se llene mi casa.

Porque les aseguro que ninguno de los que antes fueron invitados ha de probar mi cena'".  

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.