Texto publicado por Nelson

El desterrado.

Manuel Scorza.
El desterrado.
 
Cuando éramos niños,
y los padres
nos negaban diez centavos de fulgor,
a nosotros
nos gustaba desterrarnos a los parques,
para que viéramos que hacíamos falta,
y caminaran tras su corazón
hasta volverse mas humildes y pequeños que nosotros.
 
Entonces era hermoso regresar!
 
Pero un día
parten de verdad los barcos de juguete,
cruzamos corredores, vergüenzas, años;
y son las tres de la tarde
y el sol no calienta la miseria.
Un impresor misterioso
pone la palabra tristeza
en la primera plana de todos los periódicos.
 
Ay, un día caminando comprendemos
que estamos en una cárcel de muros que se alejan...
 
Y es imposible regresar.
 
 
El desterrado.
Manuel Scorza.