Texto publicado por Nelson

Aviación sin barreras del 15 de marzo.

Buenos días estimados amigos:  A fuerza de buscar un escrito más de esta trilogía, se ha logrado encontrar “Odisea final” como parte ya de una tetralogía,
que aunque no ha sido aún leída, seguros estamos que de la mano y pluma de Arthur C. Clarke, emergerá como piedra de catapulta en progresiva aceleración
hacia la infinidad, hasta comprender que la verdad es como la teoría de la relatividad hoy sí, mañana no; bien y mal se funden o confunden y el espacio-tiempo
converge, curva, se aleja en su caos, en su singularidad.

Pero, pausa es lo que coloca el Viejo Aviador porque aún no toca hablar de ese final vector, porque lo que aquí sucede, inquieta, altera y estremece es
el surgimiento de un segundo sol que reverbera y aparece y su nombre es Lucifer, mientras es la noche que desaparece del horizonte terrenal.  Halley también
entra en escena, cuando por vez primera se alcance su superficie, más todo ello es el entorno por el que evoluciona la historia de Odisea 3, por lo que
prepárate para la cuenta regresiva que ya estamos en la rampa de partida.

Título:  2061, Odisea III.

Autor:  Arthur Charles Clarke.

Nota de contraportada:  La nave espacial Universo, abandona su exploración del cometa Halley, para llevar a cabo una misión de rescate a Europa, el satélite
de Júpiter que ha sido declarado prohibido para la humanidad.

Arthur C. Clarke es uno de los más destacados autores de ciencia ficción de nuestros tiempos.  Su “2001, Una odisea espacial” constituyó un hito memorable
dentro del género, popularizada mundialmente al ser convertida en una producción cinematográfica.  En “2061, Odisea III”, Clarke  nos relata como en el
año 2061, dos soles comparten el cielo de la Tierra, el cometa Halley regresa al sistema solar interior y una nave espacial procedente de la Tierra consigue
descender sobre el referido cometa.

Se suceden toda clase de fascinantes aventuras, que sugieren al lector de qué manera podría ser el futuro del género humano enfrentado con las incógnitas
del universo.

Esta novela es una obra inolvidable, destinada a ocupar un destacado lugar en el campo de la ciencia ficción. 

¿Seguirá la humanidad librando guerras en el espacio?   

Acerca del autor:  Arthur C. Clarke nació en 1917 en Minehead, Somerset, Inglaterra, se graduó en el King´s College de Londres, donde obtuvo honores de
primera clase en física y matemáticas, así mismo, es expresidente de la sociedad  británica  interplanetaria, Miembro de la Academia de Astronáutica, de
la Real Sociedad Astronómica y de muchas otras organizaciones científicas. 

Durante la II Guerra Mundial, como oficial de la RAF, estuvo a cargo del primer equipo de radar en sus etapas experimentales. 

Autor de 50 libros, de los cuales se han hecho más de 20 millones de reproducciones y se han publicado en más de 30 idiomas.  

Sus numerosos premios, incluyen el Premio Kalinga de 1961, el premio AAAS Westinhouse de literatura científica, el Premio Baford Washbern y los Premios
Hugo, Nébula John Campbell, estos tres últimos le fueron otorgados por la novela “Randeboo with Rama” “Cita con Rama”.  En 1968 compartió con Stanley Kubrick,
la nominación para el Oscar por “2001, Una Odisea en el espacio”; por otra parte, su serie televisiva de 13 capítulos “Los misterios del mundo por Arthur
Clarke, se transmitió en muchos países, trabajó junto con Watter  Colkid, durante la cobertura de la CBS  de las misiones Apolo, fue inventor del satélite
de comunicaciones en 1945, invento que le aportó numerosos honores.

Cita 1.

“Cualquiera pensaría que nunca has leído el libro de la Profesora Rudenko, querida, entrañable Katerina.  Habíamos planeado encontrarnos en su centésimo
cumpleaños, me dio tanta pena que no llegara a esa edad.  Ese es el resultado de pasar demasiado tiempo en la Tierra, irónico, ya que fue ella quien acuñó
ese famoso lema: La gravedad es la portadora de la ancianidad”.

Cita 2.

“Y ahora en realidad no lo podía creer, pero allí estaba el almanaque en la pared, estaban en 2061.  Para Heywood Floyd, el reloj biológico no solo había
sido retrasado por la gravedad del hospital, que solo era un sexto de la gravedad de la Tierra, sino que dos veces en su vida ese reloj en verdad había
ido hacia atrás.  Y si bien, algunos expertos lo ponían en duda, en esos momentos era creencia generalizada, que  la hibernación hacía algo más que detener
el proceso de envejecimiento”.

Cita 3.”

“Durante la década anterior, Heywood Floyd había ido tomando conciencia de que era presa de un creciente desasosiego y una vaga insatisfacción, debido
a la vida que llevaba, demasiado cómoda y ordenada.  A pesar de todos los emocionantes proyectos que se estaban desarrollando por todo el sistema solar,
la renovación de Marte, la instalación de la base en Mercurio, el reverdecimiento de Ganimedes, no había existido ningún objetivo en el que Heywood  hubiera
podido concentrar de veras su interés y sus todavía considerables días.   Dos siglos atrás, uno de los primeros poetas de la era científica había resumido
a la perfección sus sentimientos:  Vida apilada sobre vida, fue demasiado poco, y de una poco queda, pero a cada hora se salva de ese eterno silencio algo
más, un portador de nuevas cosas”.

Cita 4.

 “Pero solo cuando estuvo del todo recuperado, le comunicaron que el Doctor Shandra les había abandonado para siempre.  En algún sitio más allá de Marte
y de un modo casi imperceptible que los monitores no pudieron localizar con precisión la hora, Shandra sencillamente había dejado de vivir.  Dejado a la
deriva en el espacio, su cuerpo había continuado sin reducir su velocidad, a lo largo de la órbita de la Leonov y ya hacía mucho tiempo que lo habían consumido
los fuegos del sol”.

Cita 5.

“La misión a  Júpiter había sido un éxito rotundo, ya que había abierto una caja de pandora, cuyo contenido todavía tenía que darse a conocer.  Cuando
el monolito negro conocido como anomalía 1 de Taico se excavó en la luna, tan solo un grupo de hombres supo de su existencia, hasta después del malhadado
del viaje de la Discovery a Júpiter, el mundo no se enteró que hace 4 millones de años atrás, una forma de inteligencia había pasado a través del sistema
solar y había dejado su tarjeta de presentación”.

Cita 6.”

A apenas minutos luz de distancia, un mero tiro de piedra en el cosmos, había una inteligencia capaz de crear una estrella y que para satisfacer sus objetivos
inescrutables, podía destruir un planeta mil veces más grande que la Tierra”.

Cita 7.

“Es probable que los chinos pretendan desviar con una bomba el agua de la grieta hacia su tanque propulsor, con lo cual podrán explorar el sistema de satélites
jovianos y después regresar a la Tierra.  Eso puede no ser fácil, pero no hay duda de que han estudiado el lugar de aterrizaje con gran cuidado y deben
saber bien lo que están haciendo.  De modo que hoy resulta evidente del porqué corrieron tal riesgo, y por qué reclaman Europa como punto de reabastecimiento
de combustible, podría ser la llave de todo el sistema solar”.

Cita 8.

“Se ha dicho con frecuencia que lo único que podría unir a la especie humana, sería una amenaza proveniente del espacio, si Lucifer era una auténtica amenaza,
nadie lo sabía, pero en todo caso, sí era un desafío y como demostrarían los hechos posteriores, eso fue suficiente”.

Cita 9.

“Por otro lado, el resto del siglo XX desfiló en unos minutos y la narración llegó hasta 2007, y la construcción en secreto de la nave de Siam a la vista
del mundo entero.  El narrador no se regodeó en exceso al referirse a la consternación que las demás potencias exploradoras del espacio  experimentaron
cuando una estación espacial supuestamente china, de forma repentina disparó sus reactores, salió de órbita y se dirigió a Júpiter.  Cogió de sorpresa
a la misión ruso-norteamericana que iba al mando de Cosmonauta Alexei Leonov, el rato era suficientemente espectacular y trágico, como para  no precisar
adornos”.

Cita 9.

“Durante su breve permanencia sobre la helada superficie de Europa, la tripulación de la Siam había estado demasiado ocupada  y no había podido filmar
documentales televisivos, ni montar una cámara de funcionamiento automático.  De todos modos, las palabras pronunciadas entonces transmitían gran parte
del drama de ese primer descenso a las lunas de Júpiter”.

Cita 10.

“Sir Lawrence se sentía agradecido por la oscuridad del planetario, ya que tanto sus amigos como sus enemigos se habrían  sorprendido al ver que sus ojos
se llenaban de lágrimas, al escuchar el mensaje que el Doctor Chang había dirigido a la cercana Leonov, sin saber si ese mensaje sería o no recibido alguna
vez:  Se que están a bordo de la Leonov, es posible que no tenga mucho tiempo, dirijo la antena de mi traje hacia donde creo… La señal se desvaneció  por
unos angustiosos segundos, después retornó mucho más clara aunque no con mayor intensidad”. 

Cita 11.

“Transmitan esta información a la Tierra, la Siam ha sido destruida hace tres horas, soy el único superviviente, estoy usando la radio de mi traje espacial,
no sé si tiene suficiente alcance, pero es la única  posibilidad.  Por favor, escuchen con atención:  Hay vida en Europa, repito, hay vida en Europa”.

Cita 12.

“Todos los demás componentes del grupo estaban muertos, y el monolito ya no se hallaba en la luna.  En 2006, tras muchas controversias, había sido llevado
a la Tierra y emplazado, ícono sobrenatural del edificio principal en la Plaza de las Naciones Unidas.  Fue colocado allí, con el propósito de recordar
a la raza humana que ya no estaba sola.  Cinco años después con Lucifer ardiendo en el cielo, ya no fue necesario tal recordatorio”.

Cita 13.

“Tan solo se podía comparar con la revolución que retropropulsión había significado para el transporte aéreo unos años antes.  Dado que ya estaban limitadas
por la energía, las cosmonaves podían alcanzar velocidades mucho mayores, ahora los tiempos de vuelo en el sistema solar se podían medir en semanas en
vez de meses e incluso años.  Pero como la propulsión seguía siendo a reacción, un cohete complejo que no era diferente en principio que sus antecesores
alimentados en forma química, necesitaban de un fluido que trabajara para darle impulso, y el más barato, más limpio y el más conveniente de todos los
fluidos de trabajo era el agua común y corriente”.

Cita 14.

“Un subsuelo permanentemente congelado que se derretía, y ocasionales movimientos tectónicos desencadenados por las mismas fuerzas de marea que operaban
en las dos lunas interiores, convertían a la Nueva Ganimedes en la pesadilla de los cartógrafos.  Pero eran precisamente esos factores, los que también
la convertían en el paraíso de un ingeniero planetario.  Aquí estaba el único mundo con excepción del árido y mucho menos hospitalario Marte, en el que
los hombres podrían algún día caminar sin protección a cielo abierto”.

Cita 15.

“Olvídense de la gravedad del Halley, es de menos de un centímetro por segundo al cuadrado, alrededor de un milésimo de la gravedad terrestre.  Podrán
percatarse de ella si esperan el tiempo suficiente, pero es prácticamente así:  Un objeto tarda quince segundos en descender un metro, por seguridad me
gustaría que todos permanezcan aquí en el salón de observación, con los cinturones de seguridad ajustados durante el encuentro y la toma de contacto con
el cometa”.

Cita 16.

“¡Dios mío!  Gritó Hewitt Floyd y sus palabras sonaron como un eco en el diminuto y reverberante universo de su traje espacial, estoy pisando el Cometa
Halley.  ¿Qué más puedo pedir?  Si un meteorito me golpeara ahora no tendría ni una sola queja”.

Cita 17.

“Solo el tiempo es universal, el día y la noche, no son más que costumbres locales exquisitamente arcaicas que se encuentran en aquellos planetas a los
que la fuerza de marea todavía no les ha arrebatado la rotación.  Pero sea cual sea la distancia que recorran desde su mundo nativo, los seres humanos
nunca pueden huir del ritmo diurno impuesto desde tiempo inmemorial por su ciclo de luz y oscuridad”

Cita 18.

“Los escritores, observó, siempre están diciendo lo mucho que podrían trabajar, si tan solo estuvieran en algún sitio donde no hubiera interrupciones. 
El no comprometerse en matrimonio, los faros y las cárceles, son algunos de sus ejemplos favoritos, así que  no me puedo quejar, salvo por el hecho de
que mis pedidos de material de investigación sigen llegando con retraso  debido a los mensajes de alta prioridad”.

Cita 19.

“La presencia de vida era inconfundible, avasalladora.  Fandemberg sentía que lo observaban mil ojos u otros órganos sensoriales, y que no había forma
de saber si las mentes que había tras esos ojos eran amistosas u hostiles, hasta podrían ser indiferentes y que simplemente esperaban que los intrusos
se fueran para poder continuar con su interrumpida y misteriosa actividad”.

Cita 20.

“De pronto, casi con la misma celeridad con la que había nacido, Lucifer comenzó a apagarse..  La noche que los hombres no habían conocido por más de 30
generaciones, volvió a inundar el cielo, las desterradas estrellas regresaron, y por segunda vez en cuatro millones de años, el monolito despertó”.

Muy atentamente.

Luis Eduardo Cueva Serrano.

Johanna Malena Palacios Guevara.

Aviación sin barreras.

Quito, Ecuador, Sudamérica.