Texto publicado por Nelson

Pintura sobre seda.

Paul Morand.
PINTURA SOBRE SEDA.
 
Transatlántico sobre la montaña
—petrificada tempestad—.
¿Quién no vio nunca El Escorial en sueños ilustrados?
Pudridero; reyes condensados.
El bosque español huele a sacristía.
Las gamuzas saltan sobre el granito de goma.
Geometría de la parrilla de Lorenzo.
Abajo, sostenido por rocas
un paisaje desplegado como sobre una mesa.
Nido de abejas; monasterio; puño de Dios;
central telegráfica.
El Rey Standard tiende innumerables hilos
hacia la misa, el verdugo,
Flandes y los gobernadores americanos,
2500 puertas para entrar en este teorema,
y ninguna otra salida que Dios: Quod Erat Demostrandum.
Se puede oír misa desde la cama,
gracias al invento jesuítico del teófono.
La hostia es el plato del día.
 
 
PINTURA SOBRE SEDA.
Paul Morand.