Texto publicado por Nelson

Aviación sin barreras del 9 de octubre.

Buenos días estimados amigos:  Adjunto el enlace de Aviación sin barreras, con información de medios de comunicación de Ecuador, Perú, Argentina, Uruguay,
Colombia, Venezuela, Panamá, México, España, Europa, artículos de actualidad sobre aviación, tecnología, cultura, ecología, salud, tres cuentos a texto
completo y la Guía de aeropuertos del Ecuador accesibles para PCD en español e inglés.

Saludos cordiales.

Luis Cueva y Johanna Palacios.

Aviación sin barreras, Martes 9 de octubre de 2018.
https://www.sendspace.com/file/5t5x4a

Martes, 9 de octubre de 2018.

Buenos días estimados amigos:  Cuántas veces se opta por la mentira para evitar que la ira multiplique el castigo con creces, y en un intento vano encadenados
por el miedo no encontramos otro medio y siendo culpables  callamos.   Mas, no hay farsas pequeñas o veniales ni grandes o capitales, todas son engaños
que sumados unos a otros causan grave daño cuando encima se nos viene como una inmensa bola de nieve y esa es la creación de John Grisham en “La confesión”,
en la cual hay una víctima mortal producto de la maldad y una baja pasión.  La obra es también una seria denuncia sobre la triste suerte que envuelve a
la pena de muerte que en este libro se enuncia, pues aunque sea de un reo nadie tiene derecho sobre la vida de otra persona, y tanto conciencia como responsabilidad
deben acosar por igual al verdugo que inocula la inyección letal en guerra o pena capital, peor aún cuando por xenofobia o discriminación se elimina a
un inocente, circunstancia al parecer muy frecuente.

Título:  La confesión.

Autor:  John Grisham.

Nota de contraportada:  Un hombre inocente va a ser ejecutado, sólo un hombre culpable puede salvarle.  Travis Boyette es un asesino, en 1998, en una pequeña
ciudad de Texas, raptó, violó y estranguló a una de las chicas más guapas y populares del instituto.  Enterró el cadáver en un lugar donde nadie la encontraría
nunca, y luego esperó.  Observó impasible mientras la policía detenía a Donté Drumm, la estrella del equipo de fútbol que nada había tenido que ver con
el crimen.  Don Ted fue acusado, declarado culpable y condenado a muerte  Ahora han transcurrido nueve años y solo faltan cuatro días para la ejecución
de Don Ted.  En Kansas, a más de 600 Kilómetros de la cárcel, Travis también se enfrenta a su destino, un tumor cerebral que le deja muy poco tiempo de
vida.  Decide hacer lo correcto por primera vez, va a confesar.  Pero, ¿Será capaz un hombre culpable de convencer a los abogados, jueces y políticos de
que están a punto de ejecutar a un hombre inocente?

Acerca del autor:  John Grisham, Arkansas 1955, se dedicó a la abogacía, antes de convertirse en un escritor de éxito mundial.  Desde que publicó su primera
novela  en 1988, ha escrito casi una novela por año, todas sin excepción han sido Best sellers, y muchas se han convertido en excelentes guiones cinematográficos. 
Aparte de las novelas, es también autor de los relatos reunidos bajo el título “Siete vidas”, de un libro de no ficción, el Proyecto Williamson, una historia
real, así como de una serie de novelas juveniles sobre el joven abogado y detective “Theodor Boom”.  John Grisham es directivo del inocente Project en
Nueva York y Mississippi, una organización dedicada a la reforma penal y a la exoneración, a través de pruebas de ADN, de individuos inocentes condenados
por asesinato.  Vive con su esposa y sus dos hijos entre Virginia y Mississippi.

Cita 1.

“En este momento soy propiedad de la Dirección de prisiones de Arkansas, me han asignado a una casa de reinserción de la Calle 17, a pocas manzanas de
aquí, estoy en pleno proceso de excarcelación.  Después de algunos meses en el centro, aquí en Topeca, seré un hombre libre y lo único que me espera es
toda una vida en libertad condicional”.

Cita 2.

“¿Cuánto tiempo ha estado en la cárcel?  Media vida, dijo Boet sin vacilar, dando la impresión de que se lo preguntaban cinco veces al día.  Dana escribió
algo, después se concentró en el teclado del ordenador y empezó a teclear, como si de pronto se le hubiera presentado un asunto urgente.  En su correo
electrónico para Keith ponía:  Aquí tengo a un expresidiario que ice que necesita verte, hasta entonces no se irá”.

Cita 3.

“¿De qué quieres que hablemos Travis? Dijo Keith tras un momento de silencio absoluto.  Tengo un tumor cerebral Pastor, maligno, mortal y básicamente incurable. 
Si tuviera dinero podría combatirlo, radio, quimio y ganar diez meses o un año, pero es un glioblastoma de grado 4, dentro de unos meses ya no existiré”.

Cita 4.

“Supongo que ya habrá visto a gente como yo, dijo Boyette.  De vez en cuando, son gajes del oficio.  Y supongo que tienden a tomarse muy en serio a Dios,
el cielo, el infierno y todo eso.  La verdad es que sí, es la condición humana, cuando nos vemos frente a frente con nuestra mortalidad, pensamos en el
más allá, y usted Travis, ¿Cree en Dios?  Algunos días sí, y otros no, en su caso es fácil creer en Dios, porque ha tenido una vida fácil”.

Cita 5.

“Yo he hecho algunas cosas malas, he hecho daño a algunas inocentes, y no estoy seguro de querer llevármelo todo a la tumba.  A estamos en el buen camino,
pensó Keith, el peso del pecado sin confesar, la vergüenza de la culpa oculta.  No estaría de más que me explicara todas esas cosas malas, el mejor punto
de partida es la confesión.  ¿Es confidencial?  Sí, aunque hay excepciones, si me confiesa algo y yo estimo que se pone en peligro a usted mismo o a terceros,
la confidencialidad ya no rige”.

Cita 6.

“Tras media hora de conversación tirante, en la que apenas se registraron avances, Keith se empezó a cansar de la entrevista.  Boyette no mostraba ningún
interés por Dios, y dado que la especialidad de Keith era esa, no parecía hacer gran cosa”.

Cita 7.

“¿Le suena el caso de Donté Drumm?  No.  Un chico negro de una pequeña ciudad del este de Texas, condenado por asesinato en 1999, dijeron que había matado
a una animadora de instituto, blanca, pero el cadáver no lo han encontrado nunca.  Keith desdobló el papel, era una copia de un breve artículo del periódico
de Topeca, con fecha del domingo anterior, otra ejecución rutinaria en Texas, con otro acusado que proclamaba su inocencia”.

Cita 8.

“La ejecución está prevista para este jueves, dijo al levantar la vista.  Voy a decirle una cosa Pastor:  Se equivocaron de hombre, ese chico no tuvo nada
que ver con el asesinato.  ¿Y usted cómo lo sabe?  No hay pruebas, ni una sola, los polis decidieron que lo había hecho él, lo hicieron confesar a golpes
y ahora lo van a matar, no está bien Pastor, nada bien.  ¿Cómo sabe todo eso?”.

Cita 9.

“Todo ese disparate de que el chico pilló a la chica, la violó, la estranguló y tiró su cadáver al Red River desde un puente, se la inventaron ellos, todo
mentira.  O sea, que usted sabe dónde está el cadáver.  Boyette se irguió con los brazos cruzados  y empezó a asentir.  ¿Lo mató usted Travis?  Menos de
cinco minutos antes, estaba repasando la lista de los feligreses a visitar en el hospital  y buscaba la manera de sacar a Travis del edificio por las buenas,
ahora estaban hablando de un asesinato y un cadáver oculto”.

Cita 10.

“Travis Boyette sabe dónde está el cadáver, lo sabe porque la mató él.  ¿Ha admitido haberlo hecho?  Casi, dice que tiene un tumor cerebral que no se puede
operar y que en unos meses estará muerto.  Según él, Don Ted Brown no tiene nada que ver con el asesinato”.

Cita 11.

“¿Y si todo es verdad, Keith? Preguntó Dana.  ¿y si nos convencemos de que ese maldito dice la verdad?  Pues algo tendremos que hacer.  ¿Cómo qué?  No
tengo ni la más remota idea”.

Cita 12.

“El bufete de abogados Flak, se convirtió en el principal destino de quienes en mayor o menor medida, se consideraban desairados por la sociedad, insultados,
acusados, maltratados, heridos, todos acababan acudiendo al Señor Flak.  Para seleccionar los casos, Robbie contrató  a montones de abogados jóvenes y
a técnicos legales, inspeccionaba a diario las redes, tomaba las buenas presas y el resto lo echaba al mar”.

Cita 13.

“Sin embargo, a pesar de su vida tumultuosa, las resacas, mujeres locas, socios hostiles, economía precaria, causas perdidas y burlas de los poderosos,
Robbie Flak llegaba cada mañana a la estación, con la férrea determinación, de pasarse el día luchando por la gente corriente, y no siempre esperaba que
lo buscaran”.

Cita 14.

“Se mandaban un promedio de cuatro mensajes de texto, siempre estaban en contacto y la idea de que Nikol se escapara sin decirle nada a su madre, era inconcebible. 
Nikol no tenía antecedentes de problemas emocionales, trastornos alimentarios, conducta desordenada, atención psiquiátrica o consumo de drogas… sencillamente
desapareció, sin testigos, sin explicaciones, nada.  Se sucedieron las vigilias de oración en las iglesias y colegios, se instauró una línea telefónica
especial que tuvo gran afluencia de llamadas, pero que resultó que ninguna era creíble”.

Cita 15.

“Robbie Flak y el detective Kerber tenían a sus espaldas una relación  rayana en lo violento.  A lo largo de los años, habían chocado varias veces en casos
criminales, el odio de Kerber al abogado, era el mismo que sentía por todos los sinvergüenzas que representaban a criminales.  Flak por su lado, consideraba
a Kerber un matón, un policía sin escrúpulos y hombre peligroso con placa y pistola, dispuesto a todo con tal de lograr una condena”.

Cita 16.

“Vio que probablemente tendría que ir a la cárcel  de Huntsville, y en una sala de testigos, llena a rebosar, cogerle a Roberto Brown la mano, mientras
el estado de Texas, le inyectaba a su hijo sustancias químicas en cantidad suficiente como para matar un caballo”.

Cita 17.

“Llevaba 9 años peleando por Ted Brown, jamás había librado una guerra tan feroz.  Durante el absurdo juicio en el que habían declarado culpable de asesinato
a Don Ted, Robbie había luchado como un loco, había insultado a los tribunales de apelación, eludido la ética y esquivado la ley, había firmado la inocencia
de su cliente en artículos enervantes y pagado expertos para que pergeñasen novedosas teorías que no convencían a nadie.  Había importunado al gobernador,
hasta el punto  de que ya no le devolvía nadie las llamadas, ni siquiera los últimos del escalafón”.

Cita 18.

“Durante el juicio, el testimonio de Gambel fue puesto en duda y debería haber sido recusado, la teoría es que Gambel estaba al corriente de la relación
entre Nikol y Don Ted y que se enfadó tanto al haber sido dejado al margen, que ayudó a la policía a inventar sus acusaciones contra Ted Brown”.

Cita 19.

“El jueves ejecutan a Don Ted, ¿Lo sabías?  Joy asintió lentamente, afirmativo, lo leí en el periódico, además ayer por la noche hablé con mi madre y me
dijo que el pueblo está que arde.  Estamos tratando de impedir la ejecución, Joy, necesitamos que nos ayudes”.

Cita 20.

“Supongo de que tú estás convencido de que es inocente, ¿No?  Pues sí, siempre lo he estado.  ¿Basándote en qué?  Basándome en la total ausencia de pruebas
físicas y que Don Ted tuviera una coartada y estuviera en otro sitio, basándome en que su confesión es más falsa  que un billete de tres dólares, basándome
en que ha superado cuatro pruebas de bolígrafo y basándome en que siempre ha negado cualquier implicación, y ya que ha surgido el tema Joy, basándome que
tu declaración en el juicio, no hay quien se la creyese”.

Cita 21.

“Fue cuando inventaste tu historia Joy, cuando tomaste la decisión de cargarte a Don Ted.  Te indignaba que Nikol prefiriera un negro, le diste a Kerber
el chivatazo por teléfono y se armó la gorda.  La poli estaba desesperada y fue tan estúpida que no vio el momento de seguir con tu ficción.  Funcionó
perfectamente, le arrancaron una confesión a golpes, solo tardaron quince horas y luego bingo, en primera plana, Don Ted confiesa.  A partir de ese momento
tu memoria hizo milagros”.

Cita 22.

“hablaba del corredor de la muerte, de lo horrible que es, de la comida, el ruido, el calor, el aislamiento y todo eso.  Juraba que nunca había tocado
a Niki y que entre ellos dos nunca había habido nada”.

Cita 23.

“y te voy a explicar mi teoría:  Tú estabas colado por Niki.  ¿Por qué no? Era guapísima, popular y sexy, el tipo de chica que dan ganas de llevarse para
siempre a casa, sin embargo, te rompió el corazón.  Para un chico de 17 años, no hay nada más doloroso, estabas hecho polvo, destrozado, luego desapareció. 
Fue una conmoción para toda la ciudad, pero para ti y los que la queríais os horrorizó especialmente.  ¿Quién quería hacerle daño a Niki? Quizá creías
que Don Ted tenía algo que ver o quizá no, en todo caso estabas emocionalmente por los suelos y fue entonces cuando decidiste intervenir, llamaste al detective
Kerber para darle el chivatazo anónimo”.

Cita 24.

“Vaya, que mi madre leerá en el periódico que yo mentí en el juicio, estaré reconociendo que yo soy un mentiroso, ¿No?  Si Joy, pero ¿Qué es más importante,
tu reputación o la vida de Don Ted?  Pero has dicho que la cosa está difícil, así que lo más probable es que yo reconozca que soy un mentiroso  y que a
él le pongan la inyección de todos modos.  ¿Entonces, quién sale ganando?  Hombre, él no, seguro.  Me parece que paso”.

Cita 25.

“El problema es que cuando los mentirosos empiezan a retractarse de sus testimonios, a todo el mundo le da por sospechar, sobre todo a los jueces que dirimen
los recursos.  ¿Dónde está el límite de las mentiras, cuando miente, ahora o antes?  La verdad es que ahora está difícil”.

Cita 26.

“Cuanto más lo leo, más me desconcierta.  ¿Cómo se puede condenar a alguien por un asesinato, sin que siquiera haya un cadáver?  ¿Cómo se puede dar crédito
a una confesión, que la policía la consiguió a la fuerza?  ¿Por qué dejan declarar a los chivatos de la cárcel a cambio de rebajarles la condena?  ¿Cómo
es posible que a un acusado negro, le toque un jurado compuesto solo por blancos?  ¿Cómo puede ser tan ciego un tribunal dónde están los tribunales de
apelación?  Tengo una larga lista de preguntas Keith, de todos modos parece que por ahora la única importante es la primera, ¿Cómo podemos evitar la ejecución?”.

Muy atentamente.

Luis Eduardo Cueva Serrano.

Johanna Malena Palacios Guevara.

Aviación sin barreras.

Quito, Ecuador, Sudamérica.