Texto publicado por Irene Azuaje

El insulto del día

Zurumbático.

Pasmado, aturdido. A principios del siglo XVIII el curioso autor de letrillas, seguidillas y pasmarotas salmantino, Diego de Torres Villarroel, utilizó el término en el sentido de "lelo, atontado, pasmado, atronado". Parece que el término desciende del portugués soombra‹sorumbático, con la voz latina umbra = sombra, al fondo. "Azurumbado" equivale a "asombrado" en toda la región centroamericana, y en Méjico, por lo que es insulto o calificativo que afecta a la personalidad y carácter. El zurumbático tiene mala sombra y temperamento sombrío o melancólico, pesimista y triste. Antaño, permanecer en sombra o carecer de ella fueron signo de desgracia; que los condenados a muerte no proyectaban sombra sobre el suelo es creencia antigua, de donde se dijo "más vale mala sombra que no tener sombra alguna".